El Yin y el Yang

 por carlota elena guerrero

        No se puede entender ni practicar la Medicina China sin conocer qué es el Yin y el  Yang.
        El desarrollo de todos los fenómenos del universo es el resultado del juego entre dos estados opuestos, simbolizados por el Yin y el Yang, cambiando cíclicamente el uno en el otro de forma constante. Así, el Día (Yang) se transforma gradualmente en Noche (Yin) y el Invierno (Yin) se transforma gradualmente en Verano (Yang). Este cambio gradual  de ambos estados opuestos se expresa en el símbolo del Yin-Yang como las dos lágrimas blanca y negra que decrecen en su forma a medida que aumenta la opuesta. El círculo se completa con ambas lágrimas equilibrándose en todo momento.
        A su vez, cada fenómeno contiene dentro de sí mismo ambos aspectos Yin y Yang en diferentes grados de manifestación. El invierno pertenece a Yin pero a medida que decae comienza a manifestarse el Yang dentro de él, los días comienzan a hacerse más cálidos hasta que finalmente pasamos a la siguiente estación. Las estaciones de primavera y otoño son aquellas de mayor equilibrio Yin-Yang pero de ningún modo son neutras; siempre contienen más o menos de un elemento o de otro.  La mujer (yin) alberga en su cuerpo hormonas masculinas y viceversa.
        También existe una interdependencia de ambos estados ya que uno no puede existir sin el otro. Todo es cíclico y cambiante en nuestro universo de modo que no existiría la noche sin el día, ni el hombre (yang) sin la mujer (yin).
        Si bien cada fenómeno pertenece a un estado yin o yang, dentro de sí contienen la semilla del opuesto lo cual se expresa en el símbolo Yin-Yang con dos pequeños círculos uno blanco y otro negro insertados cada uno en la lágrima del color opuesto.